Tratamiento Reproductivo | Fertivida: Expertos en Salud Reproductiva2020-07-30T15:42:51+00:00

Tratamiento Reproductivo

Te invitamos a conocer las alternativas que Fertivida ofrece a sus pacientes.

Inseminación Artificial
Criopreservación de Semen
Fecundación in Vitro
Ovodonación
Criopreservación de Ovocitos
Banco de Semen

Inseminación Artificial

La inseminación intrauterina (IIU) busca acortar el viaje del espermatozoide hacia el óvulo, depositándolos directamente en la cavidad uterina, evitando así el paso por el cuello uterino, donde gran parte de los espermatozoides quedan estancados. Este proceso artificial ayuda a aumentar las posibilidades de embarazo.

¿En qué consiste?

La IIU consiste en colocar directamente en la cavidad uterina una muestra de espermios previamente preparados en el laboratorio, con el fin de aumentar la probabilidad de que ocurra la fecundación del óvulo. Para esto es necesario sincronizarlo con la ovulación en la mujer. Para aumentar las tasas de embarazo se estimulan los ovarios con hormonas y se controla la ovulación, para determinar el mejor momento de la inseminación.

Es una técnica simple, eficaz, no invasiva, con buena tasa de embarazos.

¿Cuándo se indica?

Homóloga (espermios pareja)

  • Infertilidad de origen desconocido
  • Mujer con problemas de ovulación
  • Alteraciones anatómicas del cuello uterino
  • Hombre con alteraciones leves en el semen

 Heteróloga (espermios donante)

  • Ausencia de espermios en el semen y testículos
  • Enfermedades hereditarias del hombre
  • Mujeres sin pareja masculina
  • Alteración severa espermiograma
  • No aceptación de la Fecundación in Vitro.
  • Riesgo de transmisión de otro tipo de patologías como ITS

¿Cuál es el Procedimiento?

  • Estimulación ovárica e inducción de la ovulación:

    Este procedimiento es necesario para incrementar las posibilidades de éxito ya que de forma natural la mujer sólo produce un folículo y, por tanto, un óvulo en cada ciclo menstrual.

    Esta fase dura entre 10 y 12 días, y consiste en estimular el ovario para que produzca más folículos. Se realiza el control y seguimiento con ecografías.

  • Preparación del semen:

    Los espermatozoides son preparados en el laboratorio, seleccionando a los de mejor calidad y movilidad.

  • Inseminación:

    El procedimiento es ambulatorio y se realiza en las consultas de la Clínica. En el laboratorio de Andrología, se carga la muestra preparada en una cánula. Tras la colocación de un espéculo, se introduce la cánula a través del cuello uterino, lo que permite depositar la muestra en el interior del útero. La paciente se mantiene en reposo por 15 minutos.

¿Cuáles son los posibles riesgos?

En ocasiones la respuesta ovárica al tratamiento es excesiva, se desarrolla un gran número de folículos y aumenta el tamaño ovárico.

la probabilidad de tener un embarazo múltiple es aproximadamente 6%. Se relaciona directamente con el número de folículos al momento de gatillar la ovulación. La gestación de dos o más fetos supone un aumento de los riesgos materno/fetales, tales como incremento de la patología del embarazo, prematurez, bajo peso al nacimiento y complicaciones neonatales severas, además de las dificultades sociales, económicas y laborales de los padres. Estos riesgos se incrementan significativamente con embarazos de 3 o más fetos. Por todo lo anterior, si hay 3 o más folículos desarrollados se suele cancelar el ciclo.

Es la implantación del embrión fuera del útero, habitualmente en las trompas. Excepcionalmente puede coexistir con un embarazo situado en el útero. Se produce en un 5% de los casos.

La incidencia de abortos es discretamente superior a la observada en embarazos espontáneos afectando alrededor de un 15% de los casos.

La IIU no se ha asociado con mayor riesgo de anomalías congénitas, enfermedades genéticas y complicaciones durante el embarazo y el parto comparado con la población infertil de igual edad no sometida a este tipo de tratamientos. En los pacientes portadores conocidos de trastornos genéticos, infecciosos o de otra naturaleza, el riesgo de transmisión de estos problemas a la descendencia debe ser evaluado individualmente antes del tratamiento con inseminación artificial.

Pueden surgir dificultades en la relación de pareja (sexual y emocional), por síntomas de ansiedad y depresión, sobre todo en el período de espera de los resultados, así como ante las fallas repetidas.

Infección del aparato genital de la mujer.
• Reacciones adversas o intolerancia a la medicación.
• Torsión ovárica.
• Cancelación de la estimulación ovárica por ausencia o inadecuado desarrollo folicular o por excesiva respuesta a los tratamientos

Fecundación In Vitro

En ocasiones no es posible que la unión del espermatozoide con el óvulo ocurra en las trompas de Falopio, como ocurre en la naturaleza. Esto puede ser debido, por ejemplo, a que las trompas no existen o se encuentran obstruidas, o los espermatozoides no son suficientes en cantidad ni calidad para lograr realizar el viaje a través del aparato genital femenino.  Es por esta razón que se han desarrollado técnicas para ayudar a que esta unión ocurra, saltándonos el viaje que tanto espermatozoides como óvulo deben realizar para encontrarse, realizándola fuera del cuerpo de la mujer.

¿En qué consiste?

Es un tratamiento cuyo objetivo es aumentar la probabilidad de lograr un embarazo en personas con infertilidad o discapacidad reproductiva. Consta de procedimientos destinados a facilitar la unión de ovocitos y espermatozoides en el laboratorio y obtener preembriones que serán introducidos en el útero para lograr la gestación.

La fecundación in vitro puede realizarse mediante dos procedimientos diferentes:

Fecundación in vitro convencional (FIV):

En la que el óvulo y espermatozoide se unen de forma espontánea en el laboratorio

Inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI):

En la que la fecundación se realiza inyectando un espermatozoide en cada óvulo.

¿Cuál es el procedimiento?

  • Estimulación de la ovulación:

    Su objetivo es aumentar el número de ovocitos para que una vez aspirados puedan ser fecundados, aumentando la probabilidad de tener más de un preembrión viable con potencial de implantarse. Para ello se utilizan fármacos que imitan la acción de las hormonas femeninas. Muchos de los medicamentos utilizados son inyectables y su presentación permite la autoadministración. El proceso de estimulación ovárica se controla con ecografías vaginales que informan del número y tamaño de los folículos en desarrollo. Si se obtiene el desarrollo adecuado, se administran otros medicamentos para lograr la maduración final de los ovocitos.

  • Aspiración folicular:

    Es un procedimiento que tiene por objeto extraer los ovocitos del interior de los folículos. Una vez que los folículos alcanzan el número y tamaño apropiado, se administra la hormona gonadotropina coriónica (HCG), y 36horas después se programa la aspiración. Se realiza mediante la punción del ovario con una aguja que se introduce a través de la vagina guiada mediante visualización ecográfica. Este es un procedimiento ambulatorio que requiere anestesia y demora aproximadamente 30 minutos, después de lo cual la paciente reposa en sala de recuperación aproximadamente 3 horas, para luego ser dada de alta.

  • Obtención de los espermatozoides:

    La muestra será sometida en el laboratorio a procesos para seleccionar los mejores espermatozoides.

  • Fecundación óvulos:

    En el laboratorio, los ovocitos obtenidos son preparados y clasificados según número y madurez. Si se realiza FIV, los ovocitos y espermatozoides serán cultivados en el laboratorio conjuntamente en condiciones favorables para su unión espontánea (fecundación). Si se realiza ICSI, se inyectará un espermatozoide dentro de cada uno de los ovocitos maduros que se hayan recuperado. Al día siguiente de la FIV o ICSI se determinará el número de ovocitos fecundados y en los días sucesivos de cultivo se valorará el número y la calidad de los preembriones que continúen su desarrollo.

  • Cultivo de embriones:

    Los preembriones serán mantenidos en el laboratorio por un periodo de 2 a 6 días, tras los que se procederá a la transferencia.

  • Transferencia embrionaria:

    Es el proceso por el cual son depositados los preembriones en la cavidad uterina usando un catéter transvaginal. Es un procedimiento ambulatorio que habitualmente no precisa anestesia y dura alrededor de 15 minutos. Con la finalidad de favorecer la implantación embrionaria se prescribe también un tratamiento hormonal generalmente en base a progesterona por vía vaginal. De ser exitoso el tratamiento, 11 a 14 días después de la transferencia puede medirse en la sangre de la mujer la hormona gonadotrofina coriónica (ßhCG), que permite documentar la presencia de embarazo. La ecografía transvaginal permite visualizar un saco gestacional dentro del útero 21 días después de la transferencia embrionaria. El embarazo podría detenerse en esta u otras etapas posteriores.
    El número de preembriones transferidos al útero debe ser limitado para evitar los riesgos del embarazo múltiple. Los pacientes recibirán del equipo médico la información necesaria para decidir el número de preembriones que se deba transferir con el n de obtener el embarazo evitando en lo posible, la gestación múltiple.

  • Criopreservación de preembriones:

    Estos pueden ser transferidos en ciclos posteriores, reduciendo la necesidad de someterse a un nuevo ciclo de FIV/ICSI.

¿Cuáles son los posibles riesgos?

En ocasiones la respuesta ovárica al tratamiento es excesiva, se desarrolla un gran número de folículos y aumenta el tamaño ovárico. El desarrollo de este síndrome tiene relación directa con la administración del fármaco necesario para la maduración final de los ovocitos (hCG) y la consecución de embarazo.

Algunas complicaciones locales derivadas de la punción transvaginal, aunque de muy baja frecuencia.

La probabilidad de tener un embarazo múltiple con FIV/ICSI es de hasta un 25% y se relaciona con la edad de la mujer, el número y calidad de preembriones transferidos.

La gestación de 2 o más fetos supone un aumento de los riesgos materno/fetales, tales como incremento de la patología del embarazo, prematurez, bajo peso al nacimiento y complicaciones neonatales severas, además de las dificultades sociales, económicas y laborales de los padres.

Es la implantación del embrión fuera del útero, habitualmente en las trompas. Excepcionalmente puede coexistir con un embarazo situado en el útero. Se produce en un 3 % de los casos.

La incidencia de abortos es discretamente superior a la observada en embarazos espontáneos afectando a un 15% de los casos.

La FIV/ICSI no se ha asociado con mayor riesgo de anomalías congénitas, enfermedades genéticas y complicaciones durante el embarazo y el parto comparado con la población infértil de igual edad no sometida a este tipo de tratamientos.

Pueden surgir dificultades en la relación de pareja (sexual y emocional), por síntomas de ansiedad y depresión, sobre todo en el periodo de espera de los resultados, así como ante las fallas repetidas.

Reacciones adversas o intolerancia a la medicación.

Torsión ovárica.

Cancelación de la estimulación ovárica por ausencia o inadecuado desarrollo folicular o por
excesiva respuesta a los tratamientos.
No obtención de ovocitos en la punción.

No realización de la transferencia por:
– Ovocitos no adecuados para fecundación.
– Ausencia de fecundación.
– No obtención de embriones normales o viables.
– Imposibilidad física de la transferencia por alteraciones anatómicas del útero.

Criopreservacion de Ovocitos

Ser madre es algo que la mayoría de las mujeres anhela, es algo propio de la naturaleza. Sin embargo no todas pueden serlo en el momento en que quisieran, algunas de ellas deben postergar esa decisión ya sea por trabajo, salud o falta de pareja.

El dilema está en que si se pospone eternamente llegará el momento en que no les será posible, puesto que como sabemos la capacidad reproductiva de la mujer disminuye con el paso de los años, llegando eventualmente a un fin.

¿En qué consiste?

Es una técnica destinada a conservar gametos femeninos con fines reproductivos, para lo cual deben ser extraídos del ovario y criopreservados.

¿Cuándo se indica?

  • En caso de enfermedades que requieran la aplicación de tratamientos con potenciales efectos nocivos sobre la capacidad reproductiva (cirugía, quimioterapia, radioterapia).
  • Trastornos o estados asociados a la disminución de la reserva de células germinales: riesgo de fallo ovárico, edad avanzada, etc.
  • Preservación de la fertilidad femenina por deseos de la paciente en otras circunstancias.
  • Cuando en un ciclo de fertilización in vitro se hayan producido muchos más ovocitos de los que es recomendable inseminar.

¿Cuál es el procedimiento?

Este proceso se controla mediante ecografías transvaginales que informan del número y tamaño de los folículos en desarrollo. Una vez logrado el número y tamaño apropiado de folículos se administran otros medicamentos para lograr la maduración final de los ovocitos.

  • Aspiración folicular:

    Es un procedimiento que tiene por objeto extraer los ovocitos del interior de los folículos. Se realiza mediante la punción del ovario con una aguja que se introduce a través de la vagina guiada mediante visualización ecográfica. Este es un procedimiento ambulatorio que
    requiere anestesia y demora aproximadamente 30 minutos.

  • Estimulación de la ovulación:

    Su objetivo es aumentar el número de ovocitos para aspirar y criopreservar, para lo que se utilizan fármacos que imitan la acción de las hormonas femeninas.

  • Preservación:

    En el laboratorio, los ovocitos obtenidos son preparados y clasificados según
    número y madurez. Posteriormente son criopreservados permitiendo conservarlos por varios años. La técnica utilizada es la vitrificación, su principal ventaja en comparación con la congelación tradicional es que no se forman cristales de hielo que dañen al óvulo.

¿Cuáles son los resultados esperados?

Las mejoras técnicas introducidas en el campo de la criobiología han hecho que aumente sensiblemente el éxito del procedimiento.
Está descrito que la sobrevida del ovocito tras ser descongelado es de alrededor del 84%, y su capacidad de ser fecundado llega al 69%. Tras ser transferido el embrión la tasa de embarazo es alrededor de 44%.

¿Cuáles son los posibles riesgos?

En ocasiones la respuesta ovárica al tratamiento es excesiva, se desarrolla un gran número de folículos y aumenta el tamaño de los ovarios.

Algunas complicaciones locales derivadas de la punción transvaginal, aunque de muy baja frecuencia (<1%).

  • Reacciones adversas o intolerancia a la medicación
  • Torsión ovárica
  • Cancelación de la estimulación ovárica por ausencia o inadecuado desarrollo folicular o por excesiva respuesta a los tratamientos.
  • No obtención de ovocitos en la punción.

Donación de Semen

Un banco de semen permite ofrecer diferentes servicios. Uno de los más habituales es el de la criopreservación.

Esta permite a un hombre preservar espermios para su uso futuro en caso de que, por el momento, no desee tener hijos y, por ejemplo, por alguna razón deba someterse a tratamientos que puedan afectar o reducir su fertilidad. También facilita la opción a los hombres o parejas que requieran espermios de un tercero, acceder a ellos vía donación de gametos.

¿En qué consiste?

La criopreservación seminal preventiva consiste en la congelación y almacenamiento de espermatozoides con fines reproductivos.

¿Cuándo se indica?

  • Necesidad de tratamientos (cirugía, quimioterapia, radioterapia) que pueden reducir o anular la capacidad reproductiva de un hombre.
  • Al existir dificultad en la obtención de muestras seminales destinadas a tratamientos de reproducción asistida.
  • Al existir deterioro progresivo de las características de los espermatozoides
  • Cuando el número de espermatozoides que produce un hombre es extremadamente bajo, por lo que se hace aconsejable su acumulación.

¿Cuáles son los resultados esperados?

Es una técnica útil, sin embargo no garantiza mantener la calidad biológica de los gametos ni asegura su capacidad fecundante futura.
Incluso cuando el espermatozoide conserve una aparente calidad biológica tras su descongelación, no se puede asegurar la consecución de un embarazo.

¿Cuáles son los posibles riesgos?

El proceso de congelación y descongelación reduce de forma imprevisible la calidad seminal, disminuyendo el porcentaje de espermatozoides vivos y móviles. Los espermatozoides que no resultan dañados conservan su capacidad fecundante, que no se ve afectada por la duración del periodo en que se mantengan congelados.

La enfermedad que afecta al paciente, y que obliga a aplicarle un tratamiento potencialmente esterilizante, podría tener repercusiones sobre la calidad biológica o la normalidad genética de los espermatozoides criopreservados. Estos efectos pueden comprometer el éxito de las técnicas de reproducción asistida aplicables en un futuro, o la viabilidad de la descendencia. Igualmente, resulta posible la transmisión de defectos genéticos, enfermedades y factores de riesgo hereditarios.

Ovodonación

Muchas parejas buscan el sueño de ser padres. Hay ocasiones en que este sueño se ve entorpecido por la ausencia o alteración de los gametos femeninos u ovocitos. Es en estos casos que la ovodonación tiene un rol importante, permitiéndole a una mujer que no posee óvulos propios, ser madre con el aporte voluntario de óvulos de otra mujer.

¿En qué consiste?

La donación de ovocitos (DO) u ovodonación es la técnica de reproducción asistida en la cual el gameto femenino es aportado por una mujer distinta de la que recibirá el embrión resultante. Los óvulos de la donante son inseminados con los espermatozoides de la pareja receptora o de un donante se semen para obtener embriones. Los embriones generados son transferidos al útero de la mujer receptora para conseguir el embarazo.

¿Cuándo se indica?

  • Baja reserva ovárica
  • Fracaso de técnicas de reproducción asistida con óvulos propios
  • Riesgo de transmisión de algún defecto genético.
  • Edad avanzada.
  • Falla ovárica por menopausia, fallo ovárico precoz o cirugía ovárica.
  • Ovarios inaccesibles para la obtención de ovocitos.
  • Abortos a repetición.

¿Cuál es el procedimiento?

  • Selección de la donante:

    Mujer 18-30 años con estudios superiores
    Sana
    Consentimiento Informado
    Evaluación médica y psicológica adecuada
    Exámenes para descartar enfermedades genéticas, hereditarias o infecciosas.
    Descartar consumo drogas, tabaco y otros tóxicos

  • Asignación donante a receptora:

    Se realiza un pareo según características fenotípicas entre donante y receptora, considerando color y tipo de pelo, color de ojos y piel.

  • Estimulación y obtención ovocitos donante:

    Al igual que en un ciclo de fertilización in vitro (FIV) la donante recibe inyecciones de hormonas para estimular el desarrollo de folículos en sus ovarios. Cuando su número y tamaño es el adecuado, se aspiran en pabellón.

    En el CRH-UV trabajamos con DONANTES EXCLUSIVAS, esto considera una donante para cada receptora

  • Fecundación óvulos:

    Obtenidos los ovocitos, el laboratorio deberá disponer de los espermatozoides procedentes de la pareja, o de un donante anónimo, en los casos que así proceda. Si se realiza FIV, los ovocitos y espermatozoides serán cultivados en el laboratorio conjuntamente en condiciones favorables para su unión espontánea (fecundación). Si se realiza ICSI, se inyectará un espermatozoide dentro de cada uno de los ovocitos maduros que se hayan recuperado.
    Al día siguiente de la FIV o ICSI se determinará el número de ovocitos fecundados. En los días sucesivos de cultivo se evaluará, el número y la calidad de los preembriones que continúen su desarrollo de acuerdo a los estándares científicos vigentes. Los preembriones serán mantenidos en el laboratorio por un periodo de 3 a 5 días, tras los que se procederá a la transferencia.

  • Transferencia embrionaria:

    La mujer receptora deberá realizar un tratamiento hormonal con el n de preparar el útero adecuadamente para la implantación de los embriones. Una vez preparada y cuando los embriones están en condiciones óptimas éstos son depositados en la cavidad uterina usando un catéter transvaginal. Es un procedimiento ambulatorio que habitualmente no precisa anestesia y dura alrededor de 15 minutos.

    El número de preembriones transferidos al útero debe ser limitado para evitar los riesgos del embarazo múltiple.
    De ser exitoso el tratamiento, 11 a 14 días después de la transferencia puede medirse en la sangre de la mujer la hormona gonadotro na coriónica (ßhCG), que permite documentar la presencia de embarazo. La ecografía transvaginal permite visualizar un saco gestacional dentro del útero 21 días después de la transferencia embrionaria.

  • Criopreservación de preembriones:

    En caso de existir preembriones viables sobrantes se preservarán mediante congelación. Estos pueden ser transferidos en ciclos posteriores, reduciendo la necesidad de someterse a un nuevo ciclo de FIV/ICSI con OD.

¿Cuáles son los resultados esperados?

7 de cada 10 pacientes logran el embarazo

¿Cuáles son los posibles riesgos?

En la recepción de ovocitos donados, el riesgo de embarazo múltiple está relacionado con la edad de la donante, el número de embriones transferidos al útero y la calidad de los mismos. En pacientes jóvenes y con embriones de buena calidad, la conducta más recomendable es transferir menos de tres embriones en los primeros intentos. La gestación de dos o más fetos supone un aumento de los riesgos médicos para la madre y los niños, tales como incremento de la patología del embarazo, prematuridad, bajo peso al nacimiento y complicaciones neonatales severas. La gravedad de esta complicación se incrementa de manera paralela al número de fetos. La gestación múltiple se acompaña igualmente de un aumento de las dificultades sociales, económicas y laborales de los padres.

Se produce en < 3 % de los casos y consiste en la implantación del embrión fuera del útero, habitualmente en las trompas.

La incidencia de abortos es discretamente superior a la observada en embarazos espontáneos afectando a un 15% de los casos.

La FIV/ICSI no se ha asociado con mayor riesgo de anomalías congénitas, enfermedades genéticas y complicaciones durante el embarazo y el parto comparado con la población infértil de igual edad no sometida a este tipo de tratamientos. El riesgo específico dependerá de la edad de la donante siendo habitualmente menor que el de la receptora.

Pueden surgir dificultades en la relación de pareja (sexual y emocional), por síntomas de ansiedad y depresión, sobre todo en el período de espera de los resultados, así como ante las fallas repetidas.

  • Ovocitos no adecuados para fecundación.
  • Ausencia de fecundación.
  • No obtención de embriones normales o viables.
  • Imposibilidad física de la transferencia por alteraciones anatómicas del útero

La donación de ovocitos tiene como base los siguientes principios

  • La donación nunca tendrá un n lucrativo o comercial, ya que se considera un acto voluntario, altruista y desinteresado. Sin perjuicio de la condición altruista y no lucrativa de la donación de ovocitos, las donantes podrán ser compensadas por las molestias y desplazamientos al Centro, así como por el tiempo dedicado a la donación.
  • La donación será anónima y se garantizará la con dencialidad de los datos de identidad de los donantes.
  • La elección de las donantes sólo puede realizarse por el equipo médico que aplica la técnica, y en ningún caso a petición de la receptora o la pareja. No obstante lo anterior, en todo caso el equipo médico deberá procurar la mayor similitud fenotípica e inmunológica posible con la mujer receptora.
WhatsApp Pide una hora